Crónicas multicultis: Desmontando la falacia del relativismo cultural (Episodio LXVI)

1512514_621885487871169_1645955381_n

 

Tercera aparición de Walter Martínez en esta última crónica de 2013 (ya apareció en los capítulos 29 y 48)

Anuncios

Poesía Atea

tumblr_mini8r0wjB1qcnn8do1_500

 

Esta es una pequeña compilación de poemas ateos, antirreligiosos, de ironía y crítica hacia la religión o del ensalzamiento humano libre de las cadenas de un ser superior escritos por destacadas plumas de la lengua castellana (no necesariamente concordantes con el estilo poético o ideológico de la creadora y administradora de este blog, este artículo se ha hecho con el propósito de servir como referencia para búsquedas varias y está abierto a actualizaciones futuras)

 

La oración del ateo-Miguel de Unamuno

 

Miguel_Unamuno

 

 

Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,

y en tu nada recoge estas mis quejas,

Tú que a los pobres hombres nunca dejas

sin consuelo de engaño. No resistes

 

a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.

Cuando Tú de mi mente más te alejas,

más recuerdo las plácidas consejas

con que mi ama endulzóme noches tristes.

 

¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande

que no eres sino Idea; es muy angosta

la realidad por mucho que se expande

 

para abarcarte. Sufro yo a tu costa,

Dios no existente, pues si Tú existieras

existiría yo también de veras.

 

Si Dios fuera una mujer-Mario Benedetti

 

benedetti-mario

¿y si Dios fuera una mujer?

Juan Gelman

 

¿Y si Dios fuera mujer?

pregunta Juan sin inmutarse,

vaya, vaya si Dios fuera mujer

es posible que agnósticos y ateos

no dijéramos no con la cabeza

y dijéramos sí con las entrañas.

 

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez

para besar sus pies no de bronce,

su pubis no de piedra,

sus pechos no de mármol,

sus labios no de yeso.

 

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos

para arrancarla de su lontananza

y no habría que jurar

hasta que la muerte nos separe

ya que sería inmortal por antonomasia

y en vez de transmitirnos SIDA o pánico

nos contagiaría su inmortalidad.

 

Si Dios fuera mujer no se instalaría

lejana en el reino de los cielos,

sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,

con sus brazos no cerrados,

su rosa no de plástico

y su amor no de ángeles.

 

Ay Dios mío, Dios mío

si hasta siempre y desde siempre

fueras una mujer

qué lindo escándalo sería,

qué venturosa, espléndida, imposible,

prodigiosa blasfemia.

 

Agnus Dei-Nicanor Parra

 

Nicanor parra

 

Horizonte de tierra

                                   astros de tierra

lágrimas y sollozos reprimidos

boca que escupe tierra

                                               dientes blandos

cuerpo que no es más que un saco de tierra

tierra con tierra — tierra con lombrices.

Alma inmortal — espíritu de tierra.

 

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo

dime cuántas manzanas hay en el paraíso terrenal.

 

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo

hazme el favor de decirme la hora.

 

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo

dame tu lana para hacerme un sweater.

Cordero de dios que lavas los pecados del mundo

déjanos fornicar tranquilamente:

no te inmiscuyas en ese momento sagrado.

 

 

Espinelas-Salvador Díaz Mirón

 

Diaz_Miron

 

Que como el perro que lame

la mano de su señor,

el miedo ablande el rigor

con el llanto que derrame;

que la ignorancia reclame

al cielo el bien que le falta.

 

Yo, con la frente muy alta,

cual retando al rayo a herirme

soportaré sin rendirme

la tempestad que me asalta.

 

No esperes en tu piedad

que no inflexible se tuerza:

yo seré esclavo por fuerza

pero no por voluntad.

 

Mi indomable vanidad

no se aviene a ruin papel.

¿Humillarme? Ni ante aquel

que enciende y apaga el día.

 

Si yo fuera ángel, sería

el soberbio ángel Luzbel.

El hombre de corazón

nunca cede a la malicia.

 

¡No hay más Dios que la justicia

ni más ley que la razón!

¿Sujetarme a la presión

del levita o el escriba?

 

¿Doblegar la frente altiva

ante torpes soberanos?

Yo no acepto a los tiranos

ni aquí abajo ni allá arriba.

 

La monja atea-Leopoldo María Panero

 

leopoldo-maria-panero

 

 

Las monjas adoran a su Dios que no existe

mientras el Papa aprieta el gatillo

y dice ‘Dios no existe’

 

es una imaginación de la Iglesia

que está muriendo poco a poco;

 

los ateos lloran al pie de una estatua.

Y el mundo dice ‘Dios no existe’

 

es una imaginación del Papa

mientras los ateos

lloran y lloran por su belleza perdida

 

y Dios ya no existe

está llorando en el infierno.

 

Esta es la estatua entera de la nada.