Cada vez que toco una rosa pienso en él

Imagen

Cada vez que toco una rosa pienso en él; mi amante, mi compañero, mi amigo, toco sus delicados pétalos y los acerco a mi pecho, su roce me recuerda al roce de sus dedos húmedos y tibios, de solo rememorarlo se pone la piel de gallina ¡Cuánto lo extraño! Mi cuerpo lo pide mientras toco el tallo a su vez, su cuerpo me hace delirar de pasión y él se aprovecha de eso, sabe como provocarme, como encenderme, sabe cómo hacer que pida más de él.

Cada vez que regresa a mi me dice “Te he anhelado tanto” y me muestra esa sonrisa picara y tierna, rememoro esos detalles, mis dedos tocan los pinchos, me hacen sangrar y mi mente contempla esos instantes en que su sexo me hace llorar de dolor pero a la vez me provoca un inmenso placer, me da miedo a veces pero me convence, me rindo ante él, mis ansias pueden más que mi voluntad.

Aparece, aparece justo ahí, me saluda con un fuerte y salvaje beso, enfermo de amor, no puedo ocultárselo, me abraza con una fuerza que duele, se desnuda ante mí y descubro su perfecta imperfección, esa que inunda mis fantasías.

¡Cuánto lo amo! Me entrego por completo a él, quedamos horriblemente cansados pero con una felicidad como pocas, una felicidad como ninguna

Anuncios

2 comentarios en “Cada vez que toco una rosa pienso en él

  1. ¿En él? ¡Pensé que esto le daba solo a uno de hombre perdidamente enamorado! Que eso no le daba a las mujeres, porque en realidad son frías y distantes ciborgs de Venus (del planeta, no del Proyecto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s