Crónicas multicultis: Desmontando la falacia del relativismo cultural (Episodio XVIII)

312398_467430686649984_1810391850_n

 

En conmemoración del Día de las víctimas del Holocausto (que coincide con la llegada del ejército soviético a Auschwitz y la liberación de los que estaban allí prisioneros un 27 de enero de 1945), esta viñeta muestra la contradicción de muchos activistas de izquierda como Noam Chomsky, quienes aceptan que el Holocausto ocurrió pero no aceptan genocidios perpetrados por comunistas (como el de los Jemeres Rojos en Camboya, a pesar que hay gran cantidad de pruebas acerca de su historicidad).

Anuncios

2 comentarios en “Crónicas multicultis: Desmontando la falacia del relativismo cultural (Episodio XVIII)

  1. Noam Chomsky no niega el genocidio Camboyano. En absoluto. Es un error muy extendido, y no tiene sostén bibliográfico en lo que ha escrito Chomsky; lo que dijo Chomsky es que el genocidio camboyano tuvo tres fases. Voy a citar in extenso el libro “Los Guardianes de la Libertad” : “Pocos países han sufrido tan amargamente como Camboya durante los años sesenta. La “década del genocidio”, denominación propuesta por la Comisión Investigadora Finlandesa que intentó averiguar lo que había sucedido, pasó por tres fases, la última de las cualesen el tiempo hasta nuestros días, como trágica huella de esos años terribles” (cf. Los Guardianes de la Libertad, pagina 283, editorial Crítica). Asi que no es cierto en absoluto lo que se afirma en esta placa, que, por cierto, no tiene la más mínima rigurosidad al tratar el tema y verificar con citas bibliográficas no quitadas de contexto (como se hace en los blogs de derecha que abundan en la web y tratan a Chomsky de “antiamericano” o sugieren que propone “equivalencias morales”).
    Así pues, jamás Chomsky negó el genocidio camboyano. Lo que Chomsky dijo fue (el resumen es mío, a verificar por cuenta de uno): 1) Que en la primera fase, los bombardeos estadounidenses “a un nivel sin precedentes en la historia” (toneladas de bombas vertidas sobre Camboya) junto con una guerra civil (apoyada por EEUU!) dejaron al país sumidos en ruinas. Y “Aunque el Congreso decretó el final de los bombardeos en Agosto de 1973, la participación del gobierno estadounidense en las continuas matanzas prosiguió hasta la victoria de los Khemer Rojos, en abril de 1975”. 2) En su segunda fase, “Desde el 75 al 78 estuvo sometida al criminal gobierno de los Khemeres Rojos (…) derrocado por la invasión vietnamita de Camboya en diciembre del 78”
    3) En su tercera fase, “Vietnam instaló en el poder en Camboya al régimen de Heng Samrin, pero la coalición Kampuchea Democrática (…) mantuvo el reconocimiento internacional, a excepción del bloque soviético. Reconstruida con la ayuda de China y de los Estados Unidos en la frontera tailandesa-camboyana y en las bases tailandesas”. Lo que se explica luego es un análisis de estas frases en relación a los medios, cómo la cubrieron y se verifica un modelo de propaganda. Fundamentalmente, en la primera fase, “en la que Estados Unidos fueron los principales responsables, fue poco investigada, tanto en el momento que tuvo lugar como después, y nunca ha sido descrita ni con mucho con los términos condenatorios aplicados a la segunda fase”. De hecho, fueron “victimas indignas”, según se define esto en el libro : “Un sistema de propaganda consecuente presentará a las personas que han sido maltratadas en los estados enemigos como víctimas “dignas” de atención, mientras aquellas tratadas con igual o mayor severidad por el propio gobierno o el gobierno de los estados clientes serán víctimas “indignas” de dicha atención”. De modo que la persona que escribió esta placa no tiene la menor idea y no sabe que Chomsky precisamente reivindica la atención sobre este genocidio y como trataron los medios estadounidenses la culpabilidad de Estados unidos y del partido que medró al amparo de los Estados Unidos (los Jemeres Rojos), sin que éste interviniera positivamente para detenerlos, como en cambio si hicieron en Vietnam, donde la intervención fue justamente criticada por ser una avanzada imperialista y proteger intereses geopolíticos y económicos. Espero que esto sirva para que se proceda racionalmente a entender un tema, porque es un mediocre tributo a las víctimas de este genocidio imputar de errores tan bajos moralmente a las personas que, precisamente, más han hecho para que las causas y culpabilidades se difundan, como el caso de Noam Chomsky. Escribir palabras gratuitas sobre “librepensamiento” y leer al pasivo Carl Sagan no sirve de nada si no se va a la arena política de los intereses de sectores de clase muy concentrados y se analizan sus intenciones, actos y propósitos con la misma vara moral con que se debe analizar cualquier otro segmento de la realidad. Q.E.D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s