Mi opinión acerca del escándalo de Innocence of Muslims

 

¿Qué ocurriría si a alguien se le ocurre filmar una película acerca de una religión patriarcal imaginaria machista y pederasta? Normalmente esa película caería en el olvido y si tiene suerte seria rescatada del olvido por un crítico cinematográfico para incluirlo en un libro, un programa de TV dedicado a las peores películas de todos los tiempos o en el más modesto de los casos un bloggero dedicado a rescatar películas serie B.

¿Pero qué ocurriría si esta película se realiza basándose en una religión verdadera? La muerte de decenas de personas, incluyendo la de Chris Stevens (el embajador de Estados Unidos en Libia), disturbios en Oriente Medio, el norte de África y Australia, políticos occidentales lidiando con una papa caliente que les ha estallado en la cara y actores que hubiesen preferido que “Desert Warrior” (el título original del guion entregado) hubiese sido una porno bizarra con fisting y meada incluidos  y no la película que termino siendo.

“Innocence of the Muslims” tenía todos los ingredientes para convertirse en una de esas películas que se olvidarían pronto y se “descubrirían” dentro de 20 años o 30 años (tal y como le paso a exponentes del cine de culto como “Plan 9 from outer space”, “Manos: the hands of fate”, “Santa Claus conquista a los marcianos” o “Glen or Glenda”): bajo presupuesto (a pesar de haberse hecho por un monto de 5 millones de dólares según los reportes publicados en un principio, luego se comprobó que solo se gastaron 90.000 dólares), un elenco típicamente estadounidense maquillado de tal forma que parezca tener piel morena (¡!) superpuestos en fondos desérticos y que actúa de manera deplorable, un doblaje que no se corresponde con los gestos ni la impronta de las escenas, efectos especiales pésimos donde los haya, estreno realizado en una sala de cine casi vacía; en fin, una película serie B cualquiera de no haber sido por una cadena de sucesos que ha conllevado a incidentes solo comparables con los ocurridos a raíz de las caricaturas del Jylland-Posten publicadas en 2005.

En junio de este año se estreno, (con el nombre de “Innocence of Bin Laden”) esta cinta a pesar de las advertencias que John Walsh (un bloggero de Los Angeles, California) había proferido acerca de su contenido días antes de su estreno y de sus iniciativas de detenerlo mediante reuniones con las autoridades de la ciudad y la Liga Anti Difamación; sin embargo no pudo evitar que al mes siguiente, su ideólogo y productor (en primeras informaciones se decía que había sido su director pero luego se descubrió que fue el director de películas serie B Alan Roberts quien la dirigió y que simplemente su idea fue patrocinada por miembros de la godarria ultracristiana como Terry Jones y Steve Klein), un tal Sam Bacile (quien luego resultó llamarse Nakoula Basseley Nakoula, una autentica joyita de la moral cristiana cóptica que fue arrestado en 1997 por fabricar metanfetamina  y en 2002 por fraude bancario) subiera el tráiler de 14 minutos con subtítulos en árabe a Youtube.

Las cosas empezaron a  complicarse cuando Terry Jones (si, el mismo que armó un gran alboroto al quemar ejemplares del Corán en el decimo aniversario del 11-S) y Morris Sadek (un aliado de Jones perteneciente al cristianismo cóptico) decidieron divulgar el video, el primero mostrándolo a los miembros de su congregación y el segundo enviando copias del video a las televisiones egipcias, una de las cuales terminó en el canal Al-Nas (un canal de señal satelital  abiertamente islámico) en manos de la personalidad televisiva Sheik Khalled Abdalla, el cual insto a su audiencia a “defenderse de los ataques contra el Islam” luego de enojarse grandemente al mostrar la parte del video en donde sale la cara del actor que interpreta a Mahoma en primer plano, desde ese entonces las consecuencias no se han hecho esperar en una estela de muerte, destrucción y fanatismo exacerbado por políticos extremistas que pescan en rio revuelto luego de la ahora mal llamada Primavera Árabe (particularmente en Libia y Egipto).

A esta rosario de hechos se le ha añadido otro eslabón con el escándalo de las caricaturas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo (en particular la de un judío empujando una silla de ruedas ocupada por un musulmán), lo cual ha provocado el cierre de embajadas, colegios y oficinas que representen los intereses franceses en Medio Oriente por temor a represalias y en la que los líderes de los partidos políticos islamistas han querido encontrarle punto de comparación con las fotos en topless de Kate Middleton, actual Duquesa de Cambridge.

Ante esto hay una pregunta importante que hacerse y es ¿Cómo es que en Occidente se pueden publicar cosas “ofensivas” y que nadie haga escándalo? Simple: hay libertad de expresión y esa libertad incluye que aunque alguien suelte burrada y media, tiene derecho a decirlo y esto gracias a que se ha recorrido un camino espinoso desde los tiempos de la Ilustración por activistas mayormente seculares para lograr la consecución de las libertades individuales, algo que desgraciadamente en los países musulmanes no ha ocurrido o ha ocurrido de manera desigual y con muchas más restricciones que las encontradas en esta parte del mundo (inclusive Turquía, uno de los países más liberales del área islámica bloqueó WordPress por alojar blogs evolucionistas y bloquea algunos videos considerados ofensivos, particularmente los que “insultan” a Mustafá Kemal/Ataturk).

Esto no es más que una muestra del poder de la religión (cualquiera que sea, porque hay que reconocer que de no haber sido por la Revolución Francesa y el Siglo de las Luces, nos estaría pasando lo mismo con un cristianismo de poder político ilimitado) para manipular al ser humano, para hacerle creer que es libre cuando en realidad ha caído en la más absoluta de las esclavitudes, que le hace creer que es un titiritero cuando no es más que un títere que es incapaz de ver los hilos que lo gobiernan.

Aquí les dejo el video que intentan censurar por todos los medios (habrá que ver si prospera la demanda de la actriz Cindy Lee García, la cual ha demandado a “Sam Bacile“, Youtube y Google por daño moral, debido a que según ella después de la aparición del video ha sido amenazada de muerte, despedida de su trabajo y se le ha prohibido visitar a sus nietos, si llegare a ganar el litigio, desaparecerá de Youtube, véanlo antes de que lo prohíban)

Y la fuente de donde saque la historia completa del escándalo, desglosado por sus protagonistas (está en ingles)

http://newsfeed.time.com/2012/09/13/friends-of-sam-bacile-a-whos-who-of-the-innocence-of-muslims-film-project/

Anuncios

4 comentarios en “Mi opinión acerca del escándalo de Innocence of Muslims

  1. La película, aparentemente, fue dirigida por Alan Roberts, un realizador de películas pornográficas de bajo presupuesto, quien fue contactado por un hombre llamado “Sam Bacile”, uno de los seudónimos al que al parecer responde a Nakula, según el sitio Gawker.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s