Breve lista de consejos para defender lo indefendible

Este es un articulo escrito y publicado por el blogero Maikelnai (http://maikelnai.elcomercio.es/) el 7 de abril de 2010, en el cual le responde a una lectora imaginaria acerca de como defender maguferias varias en clave de sarcasmo

Querido Maikelnai, estoy hasta el gorro de tus comedidos posts basados en el método científico y en las incómodas evidencias que inundan cada día el ámbito académico. Tus textos no dejan espacio libre para mis creencias y además me obligan a olvidar esos dogmas inamovibles que tanto ayudan a moldear el carácter. Así no hay quien se divierta, la ciencia se pasa el día revisándose, refutándose y cambiando de parecer en cuanto aparece un hecho que no cuadra con el marco imperante. ¡Esto no es serio!

Resumiendo, si te escribo es por que ando buscando una guía para poder expresar mis ilógicas creencias en forma intachable desde el punto de vista dialéctico. Verás, es que hasta ahora nadie se toma en serio mis opiniones, lo cual obviamente “no mola nada”. Por favor, tu que lees tantas cosas raras en la red, dame una serie de argumentos infalibles que sirvan para “probar” literalmente cualquier cosa… desde que he sido abducida por un pitufo pederastra venido de Epsilon Eridani, hasta que poseo el místico secreto que elimina los grumos del colacao con leche fría. Quedo a la espera de tus consejos.

Querida lectora, muchas gracias por tu sinceridad. Como se dice habitualmente en estos casos: “me alegro de que me hagas esta pregunta”. Escribir un texto pseudocientífico es sencillo, basta con seguir una serie de pasos a la hora de exponer las impresiones de uno. Tal y como me pides, enumeraré una serie de consejos socorridos (al menos soberanamente repetidos por los que no soportan el pensamiento crítico). No hace falta que ponderes unos por encima de los otros, si te vas a dedicar a balar sinsentidos como una oveja, lo mejor es que te acostumbres a obviar cualquier tipo de sistema estructurado desde ya.

Veamos los consejos debidamente ilustrados con ejemplos prácticos:

1 ) Refiérete a la ciencia como un dogma de fe. Hazlo a menudo.. cuanto más mejor.

Ejemplo: “Vosotros, seguidores de la teoría de la evolución, sois los verdaderos creyentes. Todo el mundo sabe que las teorías solo son eso: hipótesis”.

2 ) Decide primero la posición que vas a argumentar y luego elige aquellas evidencias que puedan sustentarla.

Ejemplo: “Está claro que los hombres no descendemos de los monos, de lo contrario tendríamos pelo corporal como ellos”.

3 ) Infórmate un poco sobre los errores lógicos, son la mejor herramienta para sustentar un argumento enrevesado.

Ejemplo: “Perdona pero la pulsera mágica funciona. Para criticarla debidamente deberías probarla como hizo un primo mío (nunca uno mismo). Es más… si tan mala es, demuéstrame que no funciona”.

4) Encuentra una cita de Einstein que no diga nada interesante, pero que suene muy relevante.

Ejemplo: “Deberíamos cuidarnos de no hacer al intelecto nuestro dios; por supuesto que tiene poderosos músculos pero no tiene personalidad.”

5 ) Ten siempre un diccionario a mano (un vocabulario rico hace más fuertes los argumentos).

Ejemplo: “El adminículo intracraneal con que la deidad nos obsequió es un don que excede en importancia a la mera función dadora de soporte capilar: es su propio templo”.

6 ) Usa un tono de autoridad cuando te expreses.

Ejemplo: “Como demostré en el último sínodo de peluqueros de ranas peludas (en el cual se me nombró sumo sacerdote anfibio dada mi inigualable experiencia) lo más importante a la hora de peinar debidamente a un renacuajo es mirarle fírmemente a los ojos mientras se entonan con entusiasmo los salmos batracios apropiados. (Los cuales por cierto solo aparecen publicados en mi anterior bestseller)”.

7 ) Usa jerga científica fuera de contexto.

Ejemplo: “La cerealogía es un arte cuántico élfico al que solo se accede una vez que se abandona la radiación cósmica de fondo que habita en las gónadas epiteliales del subconsciente. Si estas no excretan su poder místico, la fotosíntesis espiritual es una mera anisotropía”.

8 ) Habla de tus teorías como si estuvieran mucho más allá del entendimiento de los científicos.

Ejemplo: “¿Cómo explicarle a un geólogo, que la andalucita es un mineral que emana frecuencias solo audibles por el demiurgo que guía nuestra sanación homeopática?”

9 ) Pon en duda el concepto global de hecho científico.

Ejemplo: “¡Datación por carbono 14! ¿Cómo es que no oímos hablar de las 13 versiones anteriores? Simple, porque a los científicos no les cuadraban los resultados”.

10 ) Usa hechos científicos siempre que sean necesarios, pero defórmalos para que sirvan para apoyar tus ideas

Ejemplo: “Es un hecho que la Tierra primigenia recibió una lluvia de meteoritos y cometas. Así castigó Dios a los primeros microbios fornicadores”.

11 ) Usa clichés, analogías, anécdotas y testimonios como pruebas.

Ejemplo: “Y ya se que me diréis que el funcionamiento de la pulsera del equilibrio no cuadra con ninguna ley física conocida, pero eso es simplemente porque no habéis hecho como mi cuñada Paulina (repito, nunca citarse a uno mismo) que se compró 3 y aprendió a escribir correctamente catalán en la intimidad a pesar de vivir en el Valle de Arán”.

12 ) Comienza tu asertación haciendo referencia al material científico más serio que conozcas para ganarte la confianza del lector, y termina degradándolo hasta llevarlo al reino del sinsentido.

Ejemplo: “Y la Wikipedia nos dice que los Mamuts desaparecieron misteriosamente hace 3.700 años. ¿Los cazamos nosotros? No, lo cierto es que la fecha concuerda exactamente con los tiempos bíblicos en que sobrevino el diluvio universal. Estos paquidermos se ahogaron simplemente porque Noé inventó el overbooking”.

13 ) Usar un tono acusatorio también ayuda, a todo el mundo le gusta el drama.

Ejemplo: “¿Y qué hacían los ateos y los descreídos científicos mientras que las hordas satánicas devoraban niños no bautizados en tiempos de Nabucodonosor? Yo os lo diré: sudokus.”

14 ) Si puedes, invéntate tu propia teoría conspiranoica, este paso le garantizará unos cuantos seguidores a tu culto.

Ejemplo: “Y cuando en las semis de Champions San Guardiola estaba a punto de perder con el Chelsea, los magos creadores venusianos modificaron el ADN del árbitro Tom Henning de forma remota, cegándolo temporalmente. Lo se porque yo soy uno de ellos, nuestro jefe se llama Messi”.

Y eso es todo querida lectora, espero que estos catorce puntos te ayuden a lograr tu objetivo. Si los usas conjuntamente, es probable que las masas te aclamen como la nueva sacerdotisa. Si me apuras, incluso es posible que encuentres trabajo en Telecinco (canal de televisión español que se caracteriza por ensalzar la mediocridad). ¿Meentiendeesss?

http://maikelnai.elcomercio.es/2010/04/07/breve-lista-de-consejos-para-defender-lo-indefendible/

Anuncios

Un comentario en “Breve lista de consejos para defender lo indefendible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s