Un dolor como pocos

El dolor de la traición es un dolor como pocos
Un dolor agudo, un dolor que quema, un dolor que desgarra
Un dolor que enferma, un dolor que daña
El mejor amigo es portador de ese veneno, el veneno de la envidia, el veneno de la hipocresía
No te fíes nunca de él, dentro de su sonrisa amable hay ecos de maldad,
Dentro de sus palabras amables hay espejos de iniquidad,
Dentro de sus cumplidos hay sombras de difamación
El eco de sus palabras es un halito pútrido de mentira,
Un pozo infecto de villanía, una roca dura de falsedad
Una suerte de ecos afilados que no debes detenerte en escuchar.

Anuncios

Un comentario en “Un dolor como pocos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s